La Puta Mejor Excusa que Tenemos los Jóvenes

¿Existe el calentamiento global?
¿Cómo funciona el Efecto Invernadero?
¿Cuánto CO2 emitimos?
¿Cuánto hielo se derrite por año?
¿Cuánta mierda hay en los océanos?
¿Cuántas especies están en peligro?

Aquí no encontrarás ese tipo de información.
Desde que fuiste al colegio sabes qué es Cambio Climático, sabes que es real y sabes que ha venido para quedarse.

Estás más aborrecido de ver siempre los mismos datos por todas partes, que de la típica china vende-rosas de cualquier Sábado noche.

No necesitas más y más informes que te digan de qué se trata o qué es lo que pasará. El miedo que sientes de serie cada vez que ves noticias al respecto por las redes sociales es más que suficiente.

Esto es la otra cara de la moneda. La parte emocional.

Estás aquí porque quieres leer algo que te provoque otro tipo de emociones. Algo que te ponga la piel de gallina. Algo que te la ponga bien dura. Algo que te empape bien los bajos.

Estás aquí porque tu yo interno quiere ese empuje emocional para actuar. Como cuando te gusta alguien y te da vergüenza acercarte a hablarle. Como cuando quieres dejar a tu pareja y no te atreves porque no sabes cómo hacerlo. Como cuando tienes que decirle algo a tus padres que para ti es importante y te falta valor para actuar.

Como ese amigo que te da ánimos.
Ese amigo que siente lo mismo que tú.
Ese amigo que sabe de lo que eres capaz de hacer cuando no te atreves a dar el paso.
Ese amigo compasivo, humilde y empático que te diga: Adelante. Sé que puedes.

Quién soy y a quién
me estoy dirigiendo

Soy Jose Carlos.

Un Scout que tiene la cita de “El Scout deja el mundo mejor de como lo encontró” tatuada en la mente.

Un Nómada Digital que empezó a crear este proyecto en Septiembre de 2018 para ayudarte a encontrar tu propio camino. Tu propósito.

Una persona que, acojonada por el Cambio Climático, quiere aportar su granito de arena para ayudar a mitigarlo ofreciendote una perspectiva emocional sobre él.

No soy un experto. De modo que:

Te aconsejo que no me hagas ni puto caso.
Te aconsejo que cuando termines de leer este post, utilices tu propio criterio y emociones para sacar tus propias conclusiones.
Te aconsejo que observes con detenimiento las sensaciones que esta lectura te haya provocado.

Mi intención no es convencerte de lo que tienes que hacer, decir o pensar. Esto es una invitación a tu capacidad de juicio a que se cuestione ciertos aspectos y, como se dice en Asturias, te ruques (castellanamente hablando es algo así como “comerse la cabeza”).

Me dirijo a la generación que vivirá las consecuencias del Cambio Climático, así que, si eres de la generación Millennial en adelante, te estoy hablando a ti.

La puta mejor excusa
para los jóvenes

¿Merece la pena seguir estudiando si todo se va a acabar?
¿Traigo hijos a este mundo para que contaminen más con sus acciones?
¿Cómo será mi futuro si cada vez hay menos trabajo para los humanos y más para los robots?

Percibo que, el Cambio Climático es lo mejor que nos podría haber pasado como especie.

Nos hace replantearnos tantísimas cosas que la lista sería infinita.
Nos da la oportunidad de dejar de pensar desde el ego para empezar a pensar desde la conciencia.
Nos brinda un nivel de cuestionamiento jamás antes visto en nuestra historia.

Ahora tenemos una libertad intelectual, emocional y tecnológica para debatir, cuestionar y contrastar información que hasta hace prácticamente medio siglo era inexistente.

A pesar de que hemos tenido que sacrificar ecosistemas enteros y lo que en ellos vivía, esto es jodidamente brutal. Una puta pasada.

Como si todo apuntase a que ha llegado la hora de usar nuestro cerebro junto a nuestro corazón más que nunca.

Los problemas que el Cambio Climático trae consigo son el empuje que nos hacía falta a los jóvenes para “mandarlo todo a la mierda” y ponernos a trabajar en algo que de verdad nos apasione, ayude al medio ambiente y a otras personas.

Y al decir, “mandarlo todo a la mierda”, no me refiero a que no hagas nada con tu vida y te quedes esperando a que el mundo tal y como lo conoces termine pronto.

Sino a que aproveches esta oportunidad, le eches un par de huevos y te la juegues en trabajar de algo que consideres que es un bien para la humanidad.

Estoy hablando de que no tengas miedo de probar algo nuevo.
Miedo de salir de lo establecido.
Miedo de innovarte.

Somos la generación del cambio. La principal generación con la que las generaciones futuras se compararán. A la que mirarán con admiración. A la que cuando tengan un problema al que afrontarse, dirán: ¡Si ellos pudieron, nosotros también!

Somos la generación criada por Disney que ha aprendido que el amor es la mejor forma de aprender y de enseñar.
La que vive y deja vivir.
La que sabe que la belleza está en el interior.
La que busca ese mundo ideal que compartir.
La que busca lo más vital.
La que aprecia la importancia que hay bajo el mar.
La que sabe que con el tiempo todo llegará.
La que hoy da lástima pero quiere aprender con valor y virtud.
La que no se adueña de la tierra que ve.
La que sabe que es mejor callar si al hablar no vas a agradar.

Sé que no existe el método perfecto para hacer algo pero, ayudarnos entre nosotros sería un buen método para mostrar al mundo que las cosas sí pueden ser mejores si se hacen desde el corazón.

Todos hemos provocado este desastre y, gracias a ello, nos podemos plantear cosas como si deberiamos tener hijos o comprarnos una casa. Cosas que a nuestros padres y abuelos ni si quiera se les pasaba por la cabeza.

Tenemos la oportunidad de decidir si lo hacemos o no cuando ellos no la tuvieron y, considero, no vemos las posibilidades que eso nos brinda.

Somos la generación que se va a comer el Cambio Climático con patatas. Unas patatas bien gordas que nos atragantarán si no comemos despacito acompañado de un vasito de agua bien fresquita.

No sé si será así o no pero, percibo que a las generaciones anteriores a la nuestra, se la pela bastante todo esto.

Consciente o inconscientemente, saben que no estarán aquí para cuando ese camarero venga a nuestra mesa a servirnos esas patatas que no hemos pedido, pero que nos tendremos que comer de todas formas.

Para mí, el Cambio Climático no es un problema. En absoluto.

Mientras algunos ven esto como un problema, yo lo veo como una excusa. Como una oportunidad.

Una oportunidad que tenemos para dejar de hacer lo que se supone se debe de hacer: hijos, casa y todo eso.

La mejor oportunidad para lanzarnos a la piscina, innovar, experimentar, crear, inventar, ayudar con nuevos negocios al medio ambiente y a las personas.

Si no sabes a lo que dedicarte, dedícate a descubrir quién eres y qué quieres. Encontrar tu propio camino es el primer paso.

Un camino en el que la ayuda sea tu principal herramienta para seguir adelante y llegar a una meta en la que, cuando mires atrás, pienses en todo lo que has hecho, en toda la gente que has conocido, en las historias tan fascinantes que te han contado, en todos los sitios que has estado y te digas a ti mismo: Joder. Ha sido una verdadera pasada.

Y nuevamente, se te pondrá dura y te mojarás los bajos.

Estamos viviendo una historia que será explicada en los colegios el día de mañana. La cuestión es si queremos que existan esos colegios.

Si eres un pesimista de esos tan odiosos y piensas que el mundo se va al garete si o si. ¿Qué cojones tienes que perder?

Si aun así tu idea es no mover un dedo y no hacer nada, tal vez tu camino sea quitarte de en medio, no molestar, y dejar que los demás te salvemos el culo. Quizá desde lejos puedas aprender algo.

De hecho, ya estás tardando en cerrar esta pestaña de tu navegador e irte por donde has venido.

2030 y 2050

2030. El año de no retorno. El año en el que empezarán los preliminares para ponernos bien cachondos. Unos preliminares con el objetivo de ponernos a tono para el gran climax del 2050 y sentir el mayor tal orgasmo que nos dejará los ojos en blanco del gustirrinín.

Para mí, el Cambio Climático es como una persona en plena adolescencia.
Una persona con unas ganas tremendas de follar, a quien lo primero que se le ocurre hacer para que la persona que le gusta se fije en ella es tratarla mal, esperando a que sea esa persona quien se le acerce.

Pero del mismo modo que no sabe el daño que le está provocando porque ese comportamiento ha sido causado desde la inocencia, ignorancia y desconocimiento, es decir, desde el inconsciente, tampoco sabe que cuando se le acerque será para decirle cuatro cosas.

Siguiendo el ejemplo, es como si eligiéramos calentar la Tierra esperando a que sea ella quien nos entre porque queremos tema con ella, en lugar de pensar en lo que ella necesita para que se fije en nosotros.

Y cuando se acerque, será para decirnos cuatro cosas. Cosas traducidas en más calor, menos hielo, más sequias, menos agua potable, etc.

Dime.

¿Qué ves en tu mente al pensar en estas dos fechas?
¿Cómo crees que te sentirás al respecto cuando estemos en esos años?
¿Crees que tu vida girará más entorno a este tema?
¿Tu trabajo será el mismo?
¿Vivirás en un país más al norte porque aquí ya te achicharrabas?
¿Irás a la playa del mismo modo que lo haces ahora?

Cabe la posibilidad de que sientas miedo al respecto. De hecho, sería lo más normal.

Quizá sientas culpa.

O tal vez vergüenza.

Puede que estés acojonado por lo que pueda pasar.
Puede que sientas que este punto de inflexión por el que la Tierra está atravesando es por tu culpa.
Puede que te avergüences de no hacer tanto como podrías por disminuir tus residuos.

¿Piensas que tendrían que ser otras personas quienes tendrían que sentirse culpables o avergonzados?

No. Esto no se trata de buscar culpables.

Buscar culpables es buscar venganza. El primer paso para entrar en el lado oscuro de la fuerza. Pero ese lado es caca. Una caca bien grande. Y yo no quiero eso.

No somos culpables. Somos responsables.

Al igual que no es justo culpar a otros de si no eres feliz, tampoco lo es culpar a esa adolescente inconsciente por actuar de ese modo con quien le gusta.
Tu felicidad. Tu responsabilidad.

Todos hacemos cosas de forma inconsciente. Es normal. Si fuesemos perfectos, no podriamos morir. Está en nuestros genes. Pero aprender de los errores también lo está, es decir, la capacidad de adaptación.

Si el planeta se está calentando, lo mejor para combatirlo sería enfriarlo.

Si la principal fuente de calor somos nosotros, nosotros somos los primeros que deberían enfriarse.

Si físicamente hablando, cuando algo está caliente es cuando sus partículas se mueven más rápido, y más despacio cuando está frio, eso sería lo que tendríamos que hacer. Aminorar el ritmo, relajarnos y enfriarnos.

La tecnología, como los robots, nos ayudarán a ir más despacio, a ver las cosas con más claridad. Con más consciencia.

Quizá todo lo que necesita esa adolescente es menos agobio, menos presión, menos exigencias, y un poco más de intimidad para desfogarse.

No necesitamos comer tanto, comprar tanto y correr tanto de un lado para otro. Eso es jodidamente agotador.

Necesitamos más energía emocional traida desde la conciencia.
Desde el amor por nuestro planeta.
El único que tenemos.

Quizá es momento de hacer una pequeña parada. Momento de pensar qué queremos, cómo lo queremos y para qué lo queremos.

Emociones y Cambio Climático

A la hora de hablar de las emociones se piensa que la palabra cambiar es sinónimo de sustituir, pero no. Cambiar es renovarse. Cambiar es conocerse. Cambiar es desapegarse.

Cambiar es querer preguntarte quién quieres ser para dejar de ser quien se supone debes ser.

He escuchado que hay emociones que son factores limitantes que te impiden avanzar en tu vida, pero yo, que ya he pasado esas etapas de sentir emociones como el miedo, la culpa y la vergüenza, discrepo. Discrepo muy fuerte.

No las percibo como factores limitantes, si no como factores necesarios. Factores emocionales necesarios para subir de nivel a nivel. Para digievolucionar. Para pasar al siguiente final boss.

No es que, por ejemplo, el miedo te está limitando y por eso tienes que pasar olimpicamente de él. Si lo estás sintiendo, por algo será. Escúchale, porque algo te está intentando enseñar.

El miedo sirve para guiarte y decirte en qué tienes que tener cuidado, pero no podrás sentirlo si no tienes un camino que seguir.

Cuando aparece, no quiere que huyas. Quiere que aprendas. Quiere que te des cuenta de algo. Quiere que lo sientas. Por eso se le llama así.

Estas sensaciones conocidas como negativas son, al igual que las positivas, aliadas, no enemigas.

Yo, cuando ahora me paro a sentir las sensaciones que me produce el Cambio Climático, siento ilusión, esperanza y alegría.

Cada vez que veo informes de cuantos animales sufren las consecuencias por las altas temperaturas.
Cada vez que veo fotos de bosques talados.
Cada vez que veo datos sobre el estado de los océanos, me empalmo de felicidad.

Me encantan las noticias en las que dicen que todo está cada vez peor.

Te preguntarás por qué.

Porque el simple hecho de que cada vez hayan más y más articulos al respecto, es símbolo de nuestra preocupación.
Porque me dice que cada vez estamos más y más concienciados.
Porque es señal de que a cada día que pasa tenemos más ganas de ayudar.

Lo malo se conoce antes que lo bueno, es un hecho, pero eso no significa que no se estén haciendo cosas buenas. Por eso me encantan las noticias así.

Cada vez hay nuevos inventos, nuevas adaptaciones, nuevos productos, nuevas formas de pensar y de actuar para tener un planeta más sostenible.

Siento que a cada día que pasa hay más y más personas conscientes de que el principal cambio que hay que hacer es interno.
Un cambio individual a nivel emocional.
Un cambio desde el amor por el planeta.
Un cambio en el ritmo de vida.

Cómo adaptarse
al Cambio Climático

Encontrar tu camino, tu propósito en la vida, no es tarea fácil. Tienes que ahondar, introspeccionar y cuestionarte muchas cosas.

Mirar al pasado con la intención de descubrir algo que antes no veías.
Mirar al futuro con la intención de seguir creciendo a todos los niveles.
Mirar al presente con la intención de decidir cuales son tus posibilidades.

Yo, que soy de los que hacen las cosas despacio, descubrir el mío me llevó unos 4 meses de forma consciente. De forma voluntaria.

Descubrir tu propósito es algo así como el cocinar o como el sexo. Si quieres disfrutar del resultado, tienes que disfrutar del proceso. Así que hazlo con pasión, amor y delicadeza.

A mi percepción, cuanto más tiempo te lleve encontrarlo, más confianza, ilusión y ambición tendrás por recorrerlo.

Porque como se suele decir: “Las cosas de palacio, van despacio”.

Porque al igual que en una relación de pareja, si quieres que tu pareja cambie, cambia tú primero, y así, la “forzarás” a cambiar.

Con la Tierra pasa lo mismo.

Porque esto es como cuando vas a una terapia matrimonial y la primera pregunta que te hacen es: ¿Quieres salvar tu matrimonio?

Si es un no. Ya está. Apaga y vámonos. Ya puedes cerrar esta pestaña de tu navegador, como el odioso de antes que no quería mover un dedo.

Si quieres que este mundo sea un lugar hermoso con el que vivir, cambia tu estilo de vida, preocúpate de ti, de tu alimentación, de tus rutinas, de tus compras, de tus aspiraciones, etc.

Por qué crearte un propósito es el primer paso emocional para mitigar el Cambio Clímatico

Porque el amor que tienes por el planeta y el miedo que te provoca lo que le podrá pasar es lo suficientemente fuerte como para dar el gran salto.

Porque descubrir cual es tu camino es el acto más generoso, más minimalista y más humilde que puedes hacer por la Tierra y quienes la habitamos.

Porque tener tu camino es saber lo que necesitas sin malgastar dinero en chorradas que contaminen.

Porque encontrar tu camino es querer tener buena salud, valorando así tu cuerpo, lo que comes y su procedencia para poder recorrerlo a tope.

Porque cuando encuentres a otra persona que también haya descubierto su camino sentireis una conexión brutal.

Porque entenderás que cada uno tiene su propio método para ayudar y eso es lo que nos hace diferentes, especiales y únicos.

Porque sabrás que aunque de forma individual se consigue poco, cada vez somos más y abarcamos más terreno.

Porque mimarte a ti es mimar a tu proyecto y viceversa.

Porque verás que es el mejor método para encontrar el verdadero amor.

En realidad es algo tan profundo que todo esto se queda corto.
Es mejor vivirlo que explicarlo.

¿Admiración?

Lo que para mí es, la cuarta pared emocional.

¿Es importante tener un espejo en el que mirarse?

Los habrán que dirán que es imprescindible y otros dirán que no.

Todo dependerá de ti.

De como seas.
De como pienses.
De como actúes.

Si crees que lo necesitarás encontrar.
Busca a alguien que tenga una forma de pensar parecida a la tuya, un proyecto similar al tuyo o una historia semejante a la tuya.
Alguien con quien conectes desde la distancia con tan solo pensarlo.

Si crees que no lo necesitas encontrar, quizá es que tú debas de ser un espejo para alguien.

No nos quedan muchos años para que el Cambio Climático sea irreversible. Y ahora
¿Qué vas a hacer?

Párate a pensar si quieres encontrar tu propósito y ser uno más el que se una a esta loca idea de querer mejorar el mundo.

Párate a imaginar cómo será nuestro planeta de aquí a 50 años si nosotros, los jóvenes, no hacemos lo que esté en nuestras manos para paliarlo.

Párate a sentir lo que experimentarán las futuras generaciones al ver cualquier documental sobre naturaleza y saber que muchas de esas cosas ya no existen.

La vida te va a seguir poniendo a prueba crees tu propósito o no. Por lo que tienes dos opciones:

No hacer nada o dar el paso.

Puedes decidir no hacer nada porque eres de los que prefieren esperar a que les impongan los cambios en su vida, como probablemente hayas estado haciendo hasta ahora, o quizá sea porque prefieres posponer la verdadera decisión de dar el paso.
Sea el motivo que sea, tengo para ti este proverbio chino que me encanta:

“El mejor momento para plantar un árbol fue hace 20 años. El segundo mejor momento es ahora”

En cambio.

Si ya has decidio que quieres ser Nómada Digital para mejorar el mundo.
Si ya has decidido que se acabó la tontería.
Si ya has decidio que es el momento de tomar las riendas de tu vida.

Genial. De puta madre. La Tierra te necesita y estás haciendo bien por ella.

En cualquier caso, consciente o inconscientemente, si has llegado hasta aquí, ya has tomado una decisión.

Bien.
Espero que no me hayas hecho ni puto caso.
Espero que hayas utilizado tu propio criterio.
Espero que hayas sacado tus conclusiones emocionales individuales.

Un abrazo. Sé feliz.

Jose Carlos.

Ayuda al planeta empezando por ti

Te animo a que salgas del cascarón. A que descubras tu verdadero yo. A que le eches huevos
Share this...
Share on Facebook
Facebook