Soy Jose Carlos y voy a contarte cómo puedes adaptarte emocionalmente al nuevo paradigma laboral del siglo xxi

¿No sabes que carrera elegir porque apenas hay oportunidades laborales o directamente pasas de ir a la universidad porque no confías en el sistema educativo?

¿Estás estudiando algo que no te gusta solo porque tiene más “salida”?

¿Has cambiado de carrera mil veces y sigues sin estar convencido de a qué cojones dedicarte?

¿Estás realmente preocupado porque nuestro planeta se va a la mierda?

Sé cómo te sientes. A mi me pasó igual.

Yo pasé de ir a la univerdad por todos esos motivos.

Fui haciendo mi vida como buenamente pude, convencido de que en algún momento encontraría la solución a mi problema.

En 2018 se me “alinearon los astros” y encontré la solución que llevaba tanto tiempo esperando. El Nomadismo Digital.

El mejor tipo de negocio que, a mí parecer, será gran parte de la solución para el desastre medio ambiental en el que se halla la Tierra.

Bienvenido a adaptación emocional

He creado esto expresamente para ti.

Quiero hacerte sentir. Hacerte sonreír. Hacerte elegir entre adaptarte al presente o seguir esperando a que el presente se adapte a ti.

En realidad aquí podrás aprender cosas como:

Z

Encontrar tu propio camino adaptándote emocionalmente a tu situación laboral.

Z

Mirar el mundo desde otras perspectivas que no encontrarás en ninguna otra parte.

Z

Sacar a la luz tu verdadero yo sin tener miedo ni vergüenza del qué dirán.

Z

Ver el lado bueno de cosas que antes no veías.

Z

Cómo las emociones son más poderosas que el dinero a la hora de perseguir tus sueños.

Z

Saber que un propósito es todo lo que necesitas para tener una vida feliz y plena.

Z

Lo mágico que puede llegar a ser ver la vida desde una perspectiva espiritual.

El que puedas aprender esto dependerá principalmente de cómo estés a nivel emocional en este momento de tu vida, tu situación actual y tu visión del mundo.

Todo esto y mucho más es lo que he aprendido desde que he descubierto mi propósito de querer ayudarte a ti a encontrar tu camino en la vida.

Ayudarte a ver que el mundo está cambiando. Apoyarte en que seas quien tienes que ser. Animarte a que sigas tus sueños y que no los dejes atrás por nada del mundo.

Quiero ver la persona que eres en realidad. Esa persona que solo desea prosperar y crecer. Esa persona que quiere ayudar a hacer del mundo un lugar mejor.

Pocas cosas me estimulan tanto como ver a otros hacer lo que les dice su corazón.

Y quiero verte a ti haciéndolo.

¿Cómo quieres empezar a descubrir tu camino?

Tienes tres formas de conseguirlo. Contactándome, haciéndolo por tu cuenta o seguir esperando a que el destino te lo ponga en tu camino. Cualquier opción es valida.

Conmigo: juntos podremos crear tu propósito. Codo con codo averiguaremos tus intereses, tus inquietudes y tus sueños. Descubriremos la profesión para la que has nacido.

Por tu cuenta: con mi guía + ejercicios serás capaz de crearte ese propósito con el que ayudar a mejorar la sociedad y a nuestro planeta.

Seguir esperando: recuerda que esta es la opción que yo tomé en un principio hace años. Esperé a que el destino me dijese cuando sería el momento adecuado de avanzar. Quizás este sea el tuyo.

Como todo, depende de ti.

Personalmente te aconsejo que cuentes con mi ayuda, y juntos, descubrir ese talento que tienes dormido.

Tal vez consideras que lo mejor para ti es descargarte la guía + ejercicios e ir a tu rollo.

O quizá no sea el momento adecuado. Quizá tengas que crecer un poco más. Quizás, a pesar de que estás leyendo esto por destino, no estés preparado.

También puedes ir al blog y echarle un ojo para terminar de tomar una decisión.

No trato de convencerte.

Haz lo que estimes más apropiado para ti.

Aunque el simple hecho de que estés leyendo esto ya hace que tu vida haya cambiado.

¿Quieres saber más sobre mí?

Nacido en una ciudad cerca de Barcelona. Virgo. Lógico, analítico y observador.

Soy un chalado al que le encantaría ver todos los rincones del mundo.

Un zumbado que aún piensa que la Tierra, nuestra hogar, puede ser un lugar mejor para los que hay y los que vengan.

Un majareta con la loca idea de que los jóvenes tenemos que mover el culo y ayudar a mitigar el Cambio Climático debiendo de encontrar primero nuestro propio camino, dejando así de repetir egocéntricos círculos viciosos que nos han llevado a esta fea situación.

¿Cómo se supone que vamos a ayudar a que el planeta sea como tiene que ser si no sabemos cómo somos a nivel individual?

A lo largo de mi vida me he ido dando cuenta poco a poco de que el campo emocional era una habilidad de la que dispongo que pocas personas tienen.

Y quiero usarla para ayudarte a ti a que encuentres tu vocación y, que con ella, ayudes a otras personas y al medio ambiente.

Infancia

Desde pequeño nunca destaqué por los estudios.

A los 6 años estuve yendo a clases de dibujo. A pesar de que me flipaba dibujar, no sería algo en lo que durase mucho tiempo.

Tengo cierta facilidad de abandonar cualquier práctica si quien me lo está enseñando no sabe conectar conmigo, o siquiera intentarlo.

No culpo a mi profesora de dibujo por no saber hacerlo. Simplemente fue así.

Baloncesto y natación serían los deportes más predominantes durante varios años. Supongo que mi estatura era un plus.

A los 11 años tuve que dejar mi ciudad natal e irme a vivir a Asturias. Entonces fue cuando empecé a crear una burbuja a mi alrededor en la que estaría los próximos 7 años de mi vida.

Era tal la incertidumbre emocional que tenía, que no había sitio para casi nada más que los videojuegos.

Nintendo sería mi mejor amiga.

Adolescencia

A los 15 años me hice Scout. Algo que, en mi humilde opinión, debería ser obligatorio para cualquier persona.

Si eres uno, sabrás de lo que estoy hablando 🙂

Un año más tarde dejé el instituto. Estaba realmente harto de cómo enseñaban. No le encontraba el sentido por ninguna parte.

No estoy orgulloso de ello, pero fue algo que necesitaba hacer.

 

Un consejito. No te arrepientas de hacer, si no de no hacer.

La cocina siempre me ha atraído, así que decidí probar suerte. Tampoco funcionó >.>

Con 17 años estuve trabajando como informático con un contrato de formación.

Cobrando una miseria, me enseñaron desde cero el tema hardware y software a la vez que terminaba los estudios que tenía atrasados.

Fue durante ese tiempo trabajando lo que me hizo madurar a una velocidad brutal en tan solo unos 6 meses.

Mi madre nunca lo olvidará.

Sería por aquella época cuando empecé a darme cuenta de que una de mis mayores habilidades son las emociones.

Adulto

A los 21 años, como yo siempre digo, empezó mi verdadera vida.

Me fui a vivir y a trabajar a Inglaterra como Au Pair por un año sin tener ni puta idea de inglés.

Al poco tiempo me di cuenta que lo que yo buscaba era independizarme y vivir mi propia vida sin tener que rendir cuentas a nadie.

Sintiéndolo mucho hablé con la familia, les ayudé a buscar otro Au Pair y me fui a buscar trabajo y piso.

De modo que, el supuesto año que estaría allí, se alargó hasta 4.

Cambié 6 veces de trabajo y 5 de piso. Nada me terminaba de llenar. Algo en mí me decía que siguiese probando y experimentando hasta dar con la clave.

No solo descubrí que el inglés se me daba bien, si no que también aprendí italiano en tan solo una semana. Si, has leído bien. ¡Una jodida semana!

Quién me iba a decir que se me darían bien los idiomas. Alucino pepinillos.

Pocas semanas antes de cumplir los 25 años, empezaron a venirme preguntas a la cabeza referidas a qué quería hacer con mi vida. Qué quería ser. De qué quería trabajar.

Como si estuviese perdiendo el tiempo y la cuenta atrás se hubiese activado.

Lo único que hacía era cambiar de trabajo y piso esperando a que algo mágico sucediera.

Supongo que si has llegado hasta aquí, ya sabes qué es ese algo.

Exacto. El Nomadismo Digital.

A día de hoy, a mis 26 años, he encontrado mi propósito en la vida: ayudar a otros jóvenes a que encuentren el suyo y así, hacer del mundo un lugar mejor tanto para nosotros como para las generaciones que vengan porque el planeta se está yendo al garete.

¿Por qué he decidido hacer esto?

Porque estoy cansado.

Cansado de escuchar quejas.
Cansado de ver caras amargadas.
Cansado de personas desanimadas.

No quiero que tú seas otra más en esa enorme lista.

Personas que no han alcanzado sus sueños o que ni si quiera los tienen, tratan de minar los que si los tenemos.

Sin culpa. De forma mecánica. Han olvidado cómo soñar.

¿Eres de los que minan sueños o de los que los crean?

Ayuda al planeta empezando por ti

Te animo a que salgas del cascarón. A que descubras tu verdadero yo. A que le eches huevos